Cochinillo asado al estilo Cándido

 
Cochinillo asado al estilo Cándido

Cochinillo asado al estilo Cándido

Como cada año, el día de Navidad nuestro plato principal es el cerdo. Este año, hemos preparado cochinillo asado y hemos prescindido de la habitual sopa rellena de Navidad. ¿Por qué? Pues porque entre los entrantes y la deliciosa sopa rellena llegamos al plato principal llenos... y todavía quedan los turrones. Así que este año, unos canapés y cochinillo asado al estilo Cándido, el famoso mesón segoviano.

  La receta está explicada en su web. Leyéndola, vemos que la preparación es similar a la que hacemos todos los años con nuestra tradicional porsella. Únicamente tres ingredientes: el cochinillo, manteca y sal. El Mesón Cándido explica en su web que el único secreto es la materia prima sea buena de verdad...

Vamos con la receta, Ingredientes: 1 cochinillo de entre cuatro y cinco kilos. Manteca de cerdo y sal. Nosotros hemos hecho medio cochinillo cortado longitudinalmente de un peso de dos kilos y medio.
Elaboración: La noche anterior, ponemos el cochinillo en un barreño (o cualquier recipiente donde nos quepa) con agua y sal. ¿Qué cantidad de sal? Pues al final te contaremos el truquillo del huevo 😉
Al día siguiente sacamos el cochinillo y secamos bien con papel de cocina. Precalentamos el horno a 170º y preparamos una fuente o bandeja para horno. Lo mejor, una cazuela de barro. Colocamos unas ramas de laurel (sin las hojas) en la base para que el cochinillo no esté en contacto con la cazuela.
Untamos con manteca de cerdo y colocamos sobre las ramas de laurel con la piel hacia abajo y un dedo de agua. Horneamos durante unos treinta minutos, damos la vuelta y seguimos horneando hasta que la corteza esté crujiente. Hasta que al golpear con un dedo haga "toc toc" (no sé si me explico 🙂 ) El tiempo total de horneado será alrededor de dos horas. Durante el horneado iremos regando con el jugo.
Truco del huevo: La noche de antes, pondremos el cochinillo en agua con sal. Para saber la cantidad de sal, pondremos un huevo fresco e iremos añadiendo puñados de sal y removiendo. Cuando el huevo flote, estará en su punto de sal. Este truco nos sirve también para salar las aceitunas.
Lo de ponerlo en agua con sal la noche anterior es algo que hacemos habitualmente en Mallorca para las carnes y las aceitunas y no se ha sacado de la receta del Mesón Cándido.