Comida navideña: sopa rellena, asado de cerdo y turrones


Comida navideña: sopa rellena, asado de cerdo y turrones

Redactamos este post el día 25 de diciembre, por lo tanto y ante todo, desearos unas Felices Fiestas Navideñas y ya de paso un próspero y venturoso año 2015.

En nuestras celebraciones de Navidad, las cenas de Nochebuena, Nochevieja y comidas de Año Nuevo y Reyes son diferentes cada años. Pero, la comida de Navidad es invariable un año sí y otro también.

Este día prescindimos de los entrantes y aperitivos pues está reciente la cena de Nochebuena y, sobre todo, con entrantes y sopa rellena ya no llegaríamos al asado de cerdo o porsella al horno como decimos en Baleares.

Empezamos con la receta de la sopa rellena.



Ingredientes:
1 bandeja de preparado de cocido (pollo, ternera, cerdo).
1 bandeja de preparado de cocido (puerro, nabo, apio).
1/4 Kg. de carne picada de pollo.
1/4 Kg. de pasta (caracolas del Nº 3).
4 huevos cocidos.

Elaboración:
Poner las dos bandejas de preparado de cocido en una olla y hervir durante dos horas. Treinta minutos si lo hace con la olla a presión.

Una vez listo, colamos el caldo.

Mientras se hace el caldo, rellenamos la pasta con la carne picada. Hay que armarse de paciencia para ello. Podemos rellenarla días antes y congelarla. Es lo que solemos hacer nosotros.

Hervimos la pasta rellena en el caldo y servimos con el huevo cocido troceado.

Vamos con el asado de cerdo, porsella o lechona.


Ingredientes:
Un cuarto de lechona (cerdo). Aproximadamente dos kilos.
Sal, pimienta, manteca de cerdo y un poquito de cerveza.
4 patatas.

Elaboración:
Al comprarla, pedimos al carnicero que nos la marque en cuatro o cinco cortes (sin llegar a trocearla).
La noche de antes, la ponemos en agua y un par de puñaditos de sal. Dejamos toda la noche.

Cuando vayamos a hacerla, la retiramos del agua y secamos con papel absorbente.
Ponemos pimienta en la parte interior y en cada corte colocamos unos trozos de manteca de cerdo.

Ponemos la porsella con la piel boca abajo en una bandeja para horno. Nosotros colocamos unas ramas (sin hojas) un poco gruesas de laurel para que no toque el fondo y no se pegue.

Ponemos un poquito de agua en la bandeja del horno. Hornear durante una hora a 180º. Al cabo de una hora, la giramos y horneamos una hora y media más aproximadamente (hasta que la corteza esté crujiente).

Una media hora antes de terminar le echamos un vasito de cerveza para que la corteza quede crujiente y vamos regando con el jugo que va soltando.

Mientras se hace la porsella, freímos las patatas y las añadimos al asado diez minutos antes de retirar.


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); Este día no preparamos postre y tomamos los tradicionales turrones y polvorones que en este caso nos han regalado.


Deja un comentario