Mousse de chocolate con mandarina caramelizada

Mousse de chocolate con mandarina caramelizada
 

Mousse de chocolate con mandarina caramelizada

  La mandarina es uno de los frutos más comunes en otoño y también en invierno. España es uno de los principales productores y concretamente la Comuniad Valenciana. Su consumo es muy recomendable para el organismo y así lo atestiguan médicos y nutricionistas por la infinidad de propiedades saludables que ofrecen. Son fáciles de comer ya que sus gajos se pueden separar muy fácilmente y su sabor menos ácidos y más dulce que el de las naranjas hace que sean muy apreciadas por los más pequeños. Asimismo, son fáciles y apropiadas para incorporar a nuestros postres como en la receta de este post. Para este postre nos hemos basado en una receta de canal cocina, principalmente para el tema de las mandarinas caramelizadas. En áquel, por ejemplo, se ha hecho una base de brownie, mientras que nosotros lo hemos simplificado con una de galleta tipo Digestive con mantequilla.
   
Ingredientes: Para la mousse: 200 gr. de chocolate negro. 100 ml. de nata para montar. 200 ml. más de nata para montar. Para la base de las galletas: 12 galletas tipo Digestive. 40 gr. de mantequilla. Para el caramelizado: 200 gr. de miel. 100 gr. de caramelo líquido. 2 mandarinas. Para decorar: Un puñado de pistachos.
  Elaboración: Lo primero que vamos a hacer es montar 200 ml. de nata y la reservaremos en la nevera. Trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla que previamente habremos derretido. Estiramos con las manos la mezcla de galleta y le damos forma rectangular. Reservamos en frío.
  Vamos con la mousse. En un cazo, ponemos los 100 ml. de nata restantes y cuando empiece a hervir le añadimos el chocolate troceado o en gotas. Apagamos el fuego y removemos hasta que tengamos una mezcla homogénea.
  A continuación, agregamos la nata montada que habíamos reservado en el frigorífico. Lo haremos poco a paco y mezclando con movimiento envolventes. Hasta que obtengamos una mezcla sin grumos.
  Sacamos la base de galleta y cortamos en círculos.
  Con papel vegetal (para poder desmoldar), forramos el interior del aro. Colocamos el aro forrado sobre la base de galleta y vertemos la mousse. Guardamos en el congelador durante unos 45 minutos.
  Mientras, preparamos el caramelizado. En un bol, ponemos la miel y el caramelo líquido. Pelamos y cortamos las mandarinas en gajos y maceramos en la mezcla hasta que la mousse haya cogido consistencia.
  Desmoldamos la mousse y retiramos el papel vegetal. Colocamos tres o cuatro gajos de mandarina sobre cada uno y bañamos con la cantidad que queramos de la mezcla de caramelo. Picamos unos pistachos y adornamos por encima.
     

Deja un comentario