Patatas revolconas cocina facil

patatas revolconas

Patatas revolconas

 
Hace dos días Sofía Pedraza, autora del blog http://sacaelcucharon.blogspot.com.es/, publicaba en nuestro GRUPO de facebook RECETAS DE CASA su receta de patatas revolconas coronadas con un huevo. (Esto fue escrito hace tiempo en nuestro primer blog www.recetasdecas.net)
Inmediatamente nos vino a la memoria nuestro paso por Ávila y las deliciosas patatas revolconas que comimos allí. Yolanda no pudo resistir la tentación de pedirle la receta al camarero. Éste, no la conocía, pero muy amablemente nos dijo que le preguntaría a la cocinera. La cocinera, una señora entrañable, en cuanto pudo salió y muy gustosamente nos contó como las preparaba.
Las patatas revolconas es un plato de puré de patatas típico de las provincias de Ávilay Salamanca así como de Extremadura. Se trata de un plato de la cocina española elaborado con patatas y pimentón, al que se añaden productos cárnicos de la matanza. Se caracteriza por el color rojo del pimentón. Es un plato que se sirve caliente. Tradicionalmente era comida humilde de campesinos castellanos, que ha evolucionado a servirse en pequeñas raciones como tapas.
El pimentón proporciona un color rojo al mismo tiempo que un aroma especial. Suele servirse en un montón sobre un plato, que al ser emplatado se corona con unos dados de torreznos fritos que se suelen clavar en la masa. El contraste de texturas entre el crujiente cárnico y la masa caliente de la patata es una de características de este plato.
No la teníamos documentada y hacía tiempo que no la preparábamos, pero Yolanda tiene buena memoria. Así que ahí va esta tradicional receta abulense.
Ingredientes para 3 raciones:
8 patatas pequeñas.
2 lonchas de panceta.
1 cebolla.
1 hoja de laurel.
Pimentón de la Vera.
Sal.
Aceite de oliva.
Elaboración:
Ponemos agua a hervir con sal.
Pelamos las patatas, lavamos y añadimos a la olla. Agregamos la cebolla troceada y la hoja de laurel. Cocemos hasta que la patata esté bien hecha. Que podamos aplastarla fácilmente. Retiramos y escurrimos.
Retiramos la cebolla y el laurel  y con la ayuda de un tenedor aplastamos la patata hasta hacerlas puré. Colocamos en una sartén con un poco de aceite a fuego medio.
Añadimos una buena cantidad de pimentón y vamos mezclando con el tenedor al mismo tiempo que seguimos aplastando y removiendo.
La panceta la habremos cortado en trocitos pequeños. La freímos en aceite bien caliente para que nos queden crujientes. En este caso, las hemos hecho a la plancha con su propia grasa.
Sólo nos queda emplatar y degustar. Si lo acompañamos de una ensalada o un par de lonchas de panceta a la plancha, tenemos una comida completa bien gustosa.