Solomillo Wellington siguiendo a Lorraine Pascal

El origen del nombre no está claro. Hay teorías que sugieren que alude a Arthur Wellesley, primer duque de Wellington. Otras van más allá y sugieren que se debería a que fue aficionado a un plato de carne de vacuno, trufas, setas, vino de Madeira y paté cocido dentro de masa, pero no hay pruebas que permitan asegurarlo. Hay falta de pruebas que relacionen este plato con el famoso
duque. Otras versiones simplemente atribuyen el
nombre a un cocinero patriótico que habría querido dar un nombre inglés a
la variante local del filet de boeuf en croûte francés durante las Guerras Napoleónicas.
Otra teoría más es que el plato no habría sido llamado por el duque en
sí, sino más bien porque su acabado tenía cierto parecido con las botas
militares marrones brillantes que recibieron su nombre de él. Fuente: wikipedia.




Solomillo Wellington.


Ingredientes:
4 meddallones de solomillo de ternera.
1 lámina de hojaldre congelado.
2 chatolas.
300 gr. de champiñones.
300 gr. de setas de cardo.
150 ml. de nata para cocinar.
1/2 vasito de Pedro Ximénez.
Tomillo fresco.
1 cucharada de mantequilla.
1 huevo.
Aceite, sal y pimienta.



Elaboración:
En una sartén con un poco de aceite, sellamos los medallones. Vuelta y vuelta. Retiramos,salpimentamos y reservamos.

Picamos bien las chalotas y sofreímos en la misma sartén y con la mantequilla a fuego medio. Removemos para que se deshaga rápido la mantequilla.

Mantenemos unos minutos y añadimos los champiñones bien picados. Subimos la temperatura. Picamos también las setas y agregamos.

Salpimentamos y esperamos a que se evapore toda el agua que sueltan. Añadimos el tomillo y el Pedro Ximénez y dejamos cocinar hasta que se evapore el alcohol.

 

Dejamos reducir, retiramos del fuego y reservamos.
Sobre la encimera, colocamos la masa de hojaldre. Extendemos con un rodillo y dividimos en cuatro trozos.

Sobre cada una colocamos una cama de champiñones y setas. Reservamos el sobrante.

Y sobre ella, ponemos cada una de las piezas de carne. Reservamos el jugo que haya soltado la carne.

Toca cerrarlos.
Con el huevo, que habremos batido previamente, pintamos todos los lados del hojaldre.

Cerraremos doblando las esquinas y uniendo en la parte superior.

Una vez cerrados, les damos la vuelta y colocamos en la bandeja del horno.
Pintamos cada uno de ellos con el huevo batido y hacemos unos cortes.

 

Con el horno precalentado a 200º, horneamos durante unos 14 minutos.

Mientras se hornea, terminamos la salsa con la que acompañaremos la carne.
Para ello, ponemos de nuevo los champiñones y setas que han sobrado en la sartén y agregamos el juego que ha soltado la carne y poco después la nata. Dejamos que espese y retiramos.

Sólo nos queda emplatar y degustar. Buen provecho amig@s.