Sartenes de titanio

sartenes de titanio

Las sartenes de titanio sobresalen sobre el resto de sartenes por sus prestaciones, propiedades y relación calidad/precio. Respecto al uso de sartenes, ollas y cacerolas, la recomendación moderna es emplear ollas y sartenes de titanio con una aleación de máxima pureza, como lo es el titanio 316Ti.

Cuando hablamos de menaje de cocina fabricado con titanio 316Ti, hablamos de productos más seguros en comparación al aluminio, antiadherentes o acero convencional (18/10). No hay riesgos de salud conocidos que se relacionen a cocinar con sartenes de titanio 316Ti proporcionando la superficie de cocción más sana y saludable de todos los sistemas de cocción del mundo. 

Las sartenes de titanio son una verdadera delicia para el artista culinario. Destacamos entre ellas la saladmaster: los lados inclinados de la sartén son ideales para saltear champiñones, voltear tortillas, crear crêpes, freír... Y la tenemos disponible en tres medidas: 20,3 cm. 25,4 cm. y 30,5 centímetros.

  • Con la saladmaster serás capaz de comer más sano y en muchos casos cocinar más rápido que con los métodos tradicionales de cocina. Su diseño especial preserva los nutrientes vitales a través de una eficiente distribución del calor.
  •  El calor se transmite en todo el producto, envolviendo y cocinando la comida desde los lados, arriba y abajo de forma equilibrada. Esto permite que la comida se cocine a menor temperatura y en menos tiempo que con productos de cocción convencionales, aumentando el ahorro energético en hasta un 70 %.
  • Salud y bienestar: Cocina sana y saludable. La comida se hace sin excesos de agua o aceite y usando baja temperatura. Tus alimentos mantendrán sus vitaminas, minerales, textura y sabor naturales.
  • El avanzado sistema de semi-vacío acorta el tiempo de cocción en hasta un 50% y elimina la necesidad de “vigilar” la comida y de removerla. Además, este sistema de todo-en-uno te ahorra tiempo de limpieza al utilizar la misma unidad para cocinar, servir y guardar la comida.
  • Todo ello asegura que la comida que sirves a tu familia no contiene compuestos metálicos de las reacciones químicas con los metales en el proceso de la cocción. Puedes estar tranquilo que la conservación de la nutrición es máxima y los ahorros de tiempo y electricidad son reales.

Deja un comentario